Un mal día lo tiene cualquiera

Le pegaron un tiro. Era un tiro en el estómago, así que pronto moriría. Rápidamente y sin pensárselo dos veces sacó el teléfono móvil y tomó varias fotos de la zona afectada, acto seguido envió un mensaje vía Discord avisando a sus amigos de que probablemente no llegaría a tiempo para la partida del Heartstone, reafirmándose en que siempre hubiera preferido jugar a Magic. Aún le quedó un aliento de

Tarde de agosto

Cruzó la morena con todo su arte por la calle y el viejo se quedó asombrado por tanta belleza. No debía pasar de veinte aunque si somos honestos tal vez tampoco fuera mayor de edad. Pero el caso es que tenía rotundas formas de mujer, larga cabellera morena, rasgos juveniles delicados, piernas largas y bien torneadas, el pecho abundante y firme y mucha piel expuesta al sol. Un fabuloso ejemplar

Raza

Finalmente todos aceptamos el juego. Vivimos en una red tejida en un tiempo pasado, demasiado dura y fiable como para tratar de romperla, pues nunca se rompe. El tiempo que nos queda lo vamos perdiendo irremediablemente cuando entramos de lleno en la vorágine de la economía de mercado. Nos dedicamos a comprar y a tratar de vender algo desde la más remota antigüedad. Todo es mercancía. Todo es susceptible de