Un mal día lo tiene cualquiera

Le pegaron un tiro. Era un tiro en el estómago, así que pronto moriría. Rápidamente y sin pensárselo dos veces sacó el teléfono móvil y tomó varias fotos de la zona afectada, acto seguido envió un mensaje vía Discord avisando a sus amigos de que probablemente no llegaría a tiempo para la partida del Heartstone, reafirmándose en que siempre hubiera preferido jugar a Magic. Aún le quedó un aliento de vida para abrir Instagram y publicar una historia con las fotos en las que salía sangrando; dejar una nota de despedida en Twitter y esperar, en directo en Twitch mientras la vida se le escapaba, algún que otro comentario de sus 2000 seguidores. 

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies. Si continúas navegando, estás aceptándola.
A %d blogueros les gusta esto: