072: Porqué mañana voy a la huelga

Los miserables que acceden a los cargos,
cuanto más indignos son al llegar a ellos tanto más ociosos se hacen
y más se llenan de insensatez y de engreimiento.”
Demócrito

Según el gobierno y la Patronal, que para el caso es lo mismo, mañana no deberíamos hacer huelga porque no es el mejor momento y daña la imagen del país, concretamente “la marca España”. Curioso, que los trabajadores dañen la imagen del país y que no lo hagan los consejeros de bancos que no saben nada de banca y que han ayudado a que hoy tengamos una monstruosa deuda que a todas luces se antoja impagable.

Pero como buenos patriotas, debemos ir a trabajar, eso el que pueda. Que hay casi seis millones de personas en éste país que están en el paro, gente que según algunos políticos no trabajan porque no quieren, porque son vagos de solemnidad, cuando no liberados sindicales o quinceemes. “Que se jodan” y que sigan en el lodo, pero que no salgan a protestar, no fuera el caso que algún inversor quisiera invertir en la nebulosa “marca España” y no lo hiciera al ver una manifestación de indeseables. Que el inversor, en circunstancias normales, en este país domado y con seis millones de parados en ciernes,  cuyos gobernantes arrojan a los suicidados a supuestas herencias recibidas no vislumbradas, invertirá pues no hay mejor trabajador que aquél que siendo esclavo se observa a sí mismo como buen patriota.

Por supuesto, nada de lo que mañana ocurra cambiará la tónica general de los acontecimientos, a no ser que ocurra algo similar a lo de Barakaldo, pues a los actuales gobernantes solo la sangre parece hacerles reaccionar, además de la pérdida de sus iPads. Que se acerca la navidad, y algo habrá que regalarle a la querida. Así pues, nada de huelgas ni manifestaciones, todo el mundo a trabajar, el que pueda, y el que no que se quede en casa a apuntarse a ofertas de trabajo insultantes por InfoJobs.

Yo, como soy tan mal español, además de catalán, que es “doble win”, voy a ir a la huelga. Bastante mal me supo no ir a la anterior y comprobar pocas semanas después el premio a tal fidelidad para con mi anterior empresa. Comprenderé que haya trabajadores aterrados que aún queriendo ir a la huelga no vayan por el pavor que da la amenaza del despido. No seré yo quién les señale con el dedo, pues yo fui uno de ellos. Pero yo ya no tengo miedo a este gobierno, ni a sus lacayos, ni a sus amos. Mañana voy a ejercer mi derecho a huelga y manifestación, y voy a gritar junto a todo aquél que piense como yo que nos merecemos el respeto y la dignidad que nos quieren arrebatar. Solo voy a pedir respeto y dignidad; el trabajo ya me lo buscaré yo, que no me hace falta mendigar a nadie.

“La pobreza en una democracia es preferible al llamado bienestar de manos de los poderosos, en la misma medida en que la libertad lo es a la esclavitud.”
Demócrito

Porque si algo me gusta menos que este gobierno, son estos conciudadanos domesticados, que pudiendo cambiar las cosas, con el poder que tienen y tenemos, se convierten en esclavos de sí mismos y repiten las pautas y conductas que nos llevan de cabeza a la servidumbre. Aborrezco a esos adocenados votantes del PP de Galicia, que pudiendo infligir un merecido escarmiento a sus gobernantes han optado por premiarles como si fueran dioses con la preciada ambrosía de la mayoría absoluta. Aborreceré a los crédulos independentistas que voten a CiU, pues con su voto se olvidarán las corruptelas y juegos de poder que hunden cada día más a esta Catalunya otrora poderosa y hoy una mercancía de a euro la receta en manos de las consabidas 300 familias de la burguesía catalana que gobiernan de facto este improbable estado.

En conclusión, voy a la manifestación de mañana, a las 18h en Plaça Catalunya, por el hartazgo y la náusea que me provocan un estado enfermo y un pueblo sumiso, unidos a unos medios de comunicación comprados y maniatados por sus acreedores e inversores, como El País. Voy a la huelga de mañana porque reniego de este canto del cisne del país antes de convertirnos definitivamente en Grecia. No repetiré los eslóganes de los sindicatos tradicionales, puesto que no tengo porqué usar palabras que no sean las mías propias: tampoco necesito un altavoz que me diga lo que tengo que pensar. Que me una a vuestro llamamiento, sindicatos, no hará que me olvide de vuestras faltas, aunque hoy por hoy, sois un mal menor. En fin, estos son mis motivos, ¿cuáles son los tuyos?

“No por miedo, sino por obligación, hay que apartarse de los yerros.”
Demócrito


Una respuesta a “072: Porqué mañana voy a la huelga”

Comentarios cerrados.