061: La realidad de España

Ha tenido que ir el Rey a Estados Unidos para explicar que en España no se muere la gente de hambre. Al parecer tenían una imagen distorsionada del país, fruto de la realidad del mismo. Pero como la realidad es lo último que le interesa al gobierno de Rajoy, son capaces de remover tierra con Santiago para mentir por el bien de España.

Que el Rey vaya a Estados Unidos a explicar la realidad del país será tan útil para nuestros intereses como que venga aquí Mohamed VI a explicar la realidad de Marruecos. La gente no es tonta, aunque sistemáticamente nos tomen por tales, y entiende que cuando se utilizan recursos de grueso calibre como reyes y otras celebridades, éstos actúan como la mortaja del cadáver. El país se está desangrando, y para tapar las vergüenzas en lugar de resolverlas, usan de éste tipo de artimañas: maquillar la verdad hasta convertirla en falsa.

La triste verdad es que cada vez más la gente mayor busca en las basuras algo que llevarse a la boca, porque tienen una pensión tan exigua que les impide comprarse la comida necesaria para no verse en tan penoso trance. Hasta hace poco solo buscaban en las basuras los de la chatarra. La triste realidad es que la gente se va a comedores sociales y a Cáritas para conseguir comida. Gente que tal vez hace un par o tres de años podía permitirse unas vacaciones y pagar una hipoteca de mil euros. Claro, vivían por encima de sus posibilidades: creían que por tener trabajo tenían derecho a comprarse una casa, ¡qué barbaridad! Ahora el banco les cobra a los desahuciados la vivienda de donde les ha sacado a patadas, porque tampoco en España tenemos la dación en pago.

¿Y cuántos millones de parados tenemos? Cerca de cinco millones, y en aumento. ¿Y cuántos jóvenes tienen trabajo? Apenas la mitad. Normal que el Rey haya tenido que ir corriendo a explicar que todo esto no impide que España sea un país serio y de futuro. ¡Ni de lejos! Es ahora cuando las empresas tienen que venir a invertir aquí: tenemos mano de obra barata en abundancia, capaz de resistir cualquier abuso, pues es tal su desesperación que esperan -esperamos- como agua de mayo todo atisbo de trabajo mínimamente remunerado que asome por el horizonte, como un mega casino en el que servir copas, repartir cartas o subir la lívido de sus clientes. Gritemos pues junto al Rey: ¡Viva España! ¡Vivan las caenas!

Una respuesta a “061: La realidad de España”

  1. "Que el Rey vaya a Estados Unidos a explicar la realidad del país será tan útil para nuestros intereses como que venga aquí Mohamed VI a explicar la realidad de Marruecos"

    Eso está muy bien traído…

    Saludos

Comentarios cerrados.